LA CONTAMINACIÓN AMBIENTAL EN LA ARGENTINA

Compilación de información sobre el tema

El Banco Mundial en el año 1995 emitió un Documento denominado "Contaminación Ambiental en la Argentina, Temas y Opciones para su Gestión", en el cual se describen aquellos problemas de contaminación más manifiestos en el país, y cuyo objetivo es asistir al Gobierno en desarrollar una estrategia para encarar la contaminación ambiental.  

En general, la contaminación ambiental en la Argentina es mayor que lo que se podría esperar de un país con un nivel de desarrollo mediano a alto. Estos problemas son consecuencia principalmente del aumento gradual de la población urbana y del desarrollo industrial, junto con un marco de reglamentaciones inadecuado y un déficit de décadas en materia de infraestructura sanitaria y de tratamiento de desperdicios. La capacidad y autoridad institucional para la gestión ambiental está fragmentada entre numerosos organismos en los niveles nacional, provincial y municipal, lo que conduce a la superposición de jurisdicciones, a la debilidad del control y al incumplimiento de las normas. Como consecuencia de esa fragmentación de responsabilidades institucionales y falta de coordinación, se ha producido un marco institucional y regulatorio confuso para la gestión ambiental.
Uno de los mayores obstáculos es la escasez de información ambiental, debido a que hay muy poco monitoreo de la contaminación del aire y de cuerpos de agua, y virtualmente no existen análisis de sus efectos sobre la salud y de otros costos económicos.
Los problemas más serios parecen encontrarse en las áreas urbanas más densamente pobladas, especialmente en derredor de los bolsones de pobreza remanentes, en los principales conglomerados industriales y en los distritos comerciales centrales. También existe la contaminación rural, principalmente la proveniente de las actividades agrícolas y ganaderas, pero sus efectos son menos graves que los de las áreas urbanas.

En este marco, las principales causas de contaminación en nuestro país son:

a.      la contaminación de las aguas subterráneas debe considerarse como el problema de contaminación más importante en la Argentina. Debido a que la fuente principal de la contaminación son los tanques sépticos y, en una medida mucho menor, las aguas residuales industriales, la solución más efectiva es promover la extensión de servicios de saneamiento y agua potable a los barrios de bajos ingresos y áreas periurbanas que actualmente no lo reciben.

b.     La contaminación del aire y el ruido constituyen un problema con repercusiones importantes sobre la salud, las cuales si bien son difíciles de determinar deben ser tenidas en cuenta. Los vehículos a motor son la fuente de contaminación del aire en las áreas del centro de las ciudades y en los principales corredores de tráfico en otras partes. En Buenos Aires, por ejemplo, se realizan mediciones de los gases de la atmósfera a diario. Hay más de 300 mil vehículos de carga en el área metropolitana y entre el 17 y el 19 % de los microómnibus echa humo negro. Sin embargo, no se considera que los costos sociales de la contaminación del sector transporte sean tan serios como los vinculados con otras consecuencias relacionadas con el transporte tales como los accidentes, la congestión, el deterioro del espacio urbano y el ruido.

c.      Los basurales de desperdicios sólidos incontrolados cobran importancia principalmente debido a los desechos peligrosos que se arrojan en ellos. En ausencia de plantas para el tratamiento y almacenaje de tales residuos peligrosos se cree que una gran proporción se desecha en forma ilegal e impropia en basurales al aire libre, tanques sépticos y pozos negros, desde donde lixivian al agua subterránea y a los arroyos locales. Actualmente la solución más accesible y económica es minimizar la cantidad de desperdicios generados por medio de la recuperación y el reciclaje.

d.     La contaminación de las aguas de superficie provenientes de las aguas residuales industriales y de aguas negras sin tratar, es una de las causas principales de daños a la propiedad, pérdidas de espacios para recreación y daños ecológicos alrededor de las principales áreas urbanas y de varios lagos y lagunas interiores. Para encarar el problema, es necesario motivar a las industrias a reducir la generación de descargas por medio de la imposición de las tasas correspondientes y alentar la cooperación entre la industria y los gobiernos a través de planes de acción para el saneamiento ambiental. También es preciso ampliar la capacidad de tratamiento de las aguas negras y se deberá hacer un mejor uso de la capacidad natural de dilución y de autopurificación de los ríos.

 

Los basurales de desperdicios sólidos incontrolados cobran importancia principalmente
debido a los desechos peligrosos que se arrojan en ellos.

 

La contaminación de las aguas de superficie provenientes de las aguas residuales industriales
y de aguas negras sin tratar,   es una de las causas principales de pérdidas de espacios para recreación
y daños ecológicos alrededor de las principales áreas urbanas.

Sobre la base de las consideraciones anteriores, se puede afirmar que las poblaciones humanas y sus actividades son capaces de causar grandes daños al medio, daños que tienen efectos en el bienestar presente y futuro de las personas. Las secuelas de la contaminación y el mal aprovechamiento de los recursos se observan mejor en los países en desarrollo, en donde los costos para el bienestar se cargan en las áreas de salud, la productividad económica y la capacidad del ambiente natural de satisfacer las necesidades de los seres humanos.

En nuestro país, el análisis y el monitoreo del medio ambiente son prácticamente inexistentes en el caso de la mayoría de los contaminantes. Como resultado de ello, no hay una base adecuada sobre la cual adoptar decisiones informadas acerca del manejo de la contaminación ambiental. El establecimiento de un programa integral de control del medio ambiente llenaría una necesidad crítica en este aspecto. Se necesitan más estudios y encuestas interdisciplinarias para establecer cuál es la población que está expuesta al riesgo de las diversas formas de la contaminación ambiental y el grado actual de amenaza al que están expuestas la salud pública y la seguridad como consecuencia de aquella.

En general, los problemas de la contaminación industrial y urbana en la Argentina no son insuperables. Debido a que el medio ambiente sufrió descuido por mucho tiempo, muchas de las opciones de bajo costo para reducir la contaminación todavía no se han puesto en práctica. Sin embargo, a menos que se adopten medidas correctivas es probable que los problemas de la contaminación se hagan mucho peores; al continuar la urbanización y la industrialización, la contaminación creciente de los hogares urbanos (las aguas servidas, la basura y las emisiones de los vehículos), combinadas con las descargas industriales, aumentará la amenaza a la salud pública, erosionará los atractivos de las ciudades como lugares de inversión y posiblemente afectará el comercio de las exportaciones argentinas como resultado de los requerimientos impuestos por los países importadores.

Dado los problemas de contaminación del medio ambiente que enfrenta la Argentina y la multiplicidad de las opciones para encararlos, sería útil integrar los resultados en un plan de acción para que el gobierno lo considere. Además, a pesar de las limitaciones de la información, una estrategia del medio ambiente también debe reflejar una serie bien ordenada de prioridades para la acción. Por consiguiente, la Argentina puede aplicar medidas priorizadas que beneficiarán a la mayor cantidad de gente, o que beneficiarán mayormente a los sectores de menores recursos, o que tengan múltiples beneficios, medidas dirigidas a problemas con efectos mayores sobre la salud, problemas que son recurrentes o con efectos irreversibles y problemas que plantean los mayores riesgos o incertidumbre. Las acciones prioritarias también tienen que ser efectivas en términos del costo, política y administrativamente factibles y estar de conformidad con los presupuestos de inversión, es decir con la capacidad financiera del gobierno.

Ing. Agr. Ernesto Grandón, y la Dra. Marcela Leybor, Med. Vet. Consejo Agrario Provincial.

Artículo Publicado en el Diario La Opinión Austral de Río Gallegos, Pcia. de Santa Cruz el 11 de abril de 2001.

 

Se aseguró, a través de estudios realizados en el sistema de las Encadenadas del Oeste, que los peces y los espejos de agua se encuentran en estado de total normalidad.

GUAMINI (A) — Después de haber entregado al intendente Alberto Cordero los resultados de una serie de investigaciones realizadas por la secretaría de Política Ambiental de la provincia de Buenos Aires, se anunció que los estudios concluyen que los espejos lacustres de este sistema y, sobre todo, los peces que la habitan, están libres de contaminación.

De la rueda de prensa participaron el intendente Alberto Cordero; el director provincial de Relaciones Institucionales de la secretaría de Política Ambiental, Jorge Mazas y autoridades de áreas de Salud, Turismo y Recursos Hídricos de los distritos de Adolfo Alsina.

También estuvieron técnicos en la materia, como el biólogo Germán Larran de la secretaría bonaerense.

La preocupación mayor está centrada en los efluentes de la papelera de Coronel Suárez y las plantas de tratamientos cloacales de esa ciudad y de la localidad de Huanguelén, que son volcados en el arroyo Sauce Corto, afluente del sistema de Encadenadas del Oeste.

Para realizar estos estudios se tomaron muestras de agua, de sedimentos y de pejerreyes en cinco puntos diferentes.

Ellos fueron el arroyo Sauce Corto y las lagunas Alsina, Cochicó, del Monte y Venado.

“Los análisis de tejido, específicamente de músculo de los pejerreyes, para determinar la presencia de arsénico en la especie, dieron todos negativos”, explicó el licenciado Germán Larran, biólogo a cargo de la dirección de Conservación de Recursos, perteneciente a la secretaría de Política Ambiental.

Los estudios fueron realizados en el Centro de Investigaciones de Medio Ambiente de la Facultad de Ciencias Exactas, de la Universidad Nacional de La Plata.

Por otra parte, se analizaron las vísceras de las muestras de pejerrey.

“Todos los análisis de las vísceras arrojaron resultados de total normalidad”, agregó.

Según el especialista, la presencia de arsénico no es alarmante.

“La secretaría de Política Ambiental viene realizando un monitoreo del sistema de las Encadenadas del Oeste desde el año 2002. Este estudio es el corolario de una serie de muestreos sistemáticos, en los cuales se identificó la presencia de arsénico en el agua”, puntualizó.

Con respecto a los estudios de agua, hubo tres estaciones de muestreo que dieron valores por encima de los valores referenciales, pero son sólo provisorios.

En el caso del sedimento, todos dieron por debajo de los valores guía, que son tomados de lo que estipula el ministerio de Medio Ambiente de Canadá.

Lo que se hizo es tomar muestras de agua, de sedimentos y de pejerreyes en cinco puntos diferentes y analizarlos, aclaró sobre los estudios, el licenciado Larran.

“La idea fue, al haber detectado que había, en algunos casos, niveles de arsénico por encima de los referenciales, controlarlos. A veces esos valores referenciales deben ser tomados como provisorios, porque muestran una realidad que no es, como en este caso”, agregó Larran.

Artículo aparecido el Sábado, 22 Jul 2006 en:

http://www.todosobrepesca.com.ar/encadenadas-del-oeste-sin-contaminacion/

Anterior      Siguiente