Marana-tha     

“Ven Señor Jesús”

· La Obra Marana-tha
· El fundador

· Casa de Retiros “Betel”

La Inmaculada

·       Comunidad Religiosa

·       Espiritualidad

·       Hogares
·       Centros de Día
·       Centros Misionales
·        Publicaciones
·       Actividades
·       Horarios de misa
·       Contáctenos

 

El fundador

 

Esta obra fundada por el Padre Elías Cavero Domínguez, nacido el 24 de abril de 1953 en Barrientos provincia de León, España, y que desde el año 1985 se encuentra en nuestro país, ha sido pensada por él para formar una gran familia, “la Gran Familia Marana-tha”.

 

 

El objetivo

 

Porque a través de ella, nace en nosotros esa vocación al amor y al servicio convirtiendo nuestras vidas en el verdadero desafío para llevar a cabo la gran tarea solidaria que nos hace concientes que el primer camino que debemos recorrer es el “hombre necesitado” que nos exige salir de nosotros mismos para hacer nuestra su necesidad.

 

El marco del país

 

Hoy más que nunca, los argentinos nos vemos inmersos en profundas dificultades causadas por la grave situación económico-social que nos lleva a un aumento constante en la mortalidad infantil por desnutrición, falta de atención en la salud de la población, especialmente en nuestros ancianos, carencia de trabajo que nos llevan a vivir en condiciones muy precarias con un alto índice de riesgo social y por consiguiente, también se ve afectada la educación de toda la población infantil y juvenil.

 

Con quienes trabajamos

 

Nuestra obra está dedicada a amparar ancianas, a niños, a adolescentes y a niños con capacidades diferentes que sufren el abandono, la carencia de amor, serios conflictos en su núcleo familiar propio, en situación de alto riesgo social por ser menores mal tratados física y psicológicamente, dándoles la protección legal de jueces competentes en minoridad y la formación integral a nivel humano, cultural y religioso.

 

Hogares Marana-tha

 

Con este objetivo fueron creados los hogares Marana-tha que están concebidos a la máxima aproximación a la familia biológica, desarrollándose dentro del ámbito del hogar una acogida personal que los llevan a estrechar vínculos humanos profundos y una inserción social que le da al menor una sensación de pertenencia, de seguridad y de amor. Todo esto lo brindan los guardadores que hacen las bases de familias sustitutas.

 

El hogar de Abuelas responde a un proyecto solidario destinado a ancianas en situación de pobreza o abandono, teniendo como objetivo cubrirles el vacío que les produce la falta de sustento económico y de una familia contenedora, encontrando en el hogar la calidez, el amor y la contención de manos de responsables y coordinadores que se comprometen a acompañarlas a lograr una mejor calidad de vida.

 

El campo enseña

 

Nuestra Obra posee en la localidad de Las Toninas un campo donde nuestros niños y adolescentes desarrollan al máximo sus potencialidades en talleres de huerta, avicultura, cunicultura, cría porcina y otros trabajos de granja siendo ayudados por personas adultas que pertenecen y trabajan en la institución aportando su colaboración en la enseñanza de los mencionados talleres.

 

También se destacan en la elaboración de alfajores artesanales, dulces y conservas, para poder de esta manera alcanzar el más adecuado desempeño en su vida cotidiana.

 

 

Centro de Día en Pinamar

 

En estos tiempos tan difíciles que nos tocan vivir, nuestra entidad tuvo que extender su ayuda en la localidad de Pinamar abriéndo un Centro de Día donde un grupo de hermanos movidos por la fe en Dios se unen para salir al encuentro de familias completas como también de niños y adolescentes que padecen estado de pobreza.

 

A través de un comedor comunitario se intentan cubrir estas primeras necesidades compartiendo un almuerzo elaborado a base de una dieta equilibrada y posibilitar el más adecuado desempeño en su vida cotidiana mediante la implementación de talleres de capacitación.

 

 

La obra

 

En la actualidad, contamos en el Partido de La Costa con tres hogares de niños y adolescentes de los cuales uno es de niños especiales y dónde contenemos a ciento veinte menores, un hogar que contiene a diez ancianas y un centro de día dónde se asisten a ciento veinte personas que corresponden a familias, niños y jóvenes en condiciones de extrema pobreza en la localidad de Pinamar.

 

La obra Marana-tha tiene su sede en la localidad de Santa Teresita, Partido de La Costa en la provincia de Buenos Aires, donde desde hace diez años está reconocida como entidad de Bien Público y fue extendiéndose en su accionar a otras localidades como Lavalle, Pinamar y Avellaneda dónde también está reconocida por las distintas municipalidades asistiendo a muchas familias ya que la pobreza cada vez se está adueñando de más y más personas en nuestro país.

 

Nuestra institución está catalogada en el ámbito nacional como Organización No Gubernamental (ONG) y el gobierno de la provincia de Buenos Aires nos ha beneficiado con un subsidio de cuarenta y tres becas.

 

 

Vocaciones religiosas

 

Marana-tha, ¡Ven, Señor Jesús!, es obra de Dios, está en su plan divino, es Jesús quien nos invita a jugarnos y a entregarnos por los más pobres y necesitados; es El quien entra en nuestra propia historia para salvarnos y darnos nueva vida, compartiendo con nuestros hermanos la riqueza de la fe y de la esperanza, como signo de que la gracia de Dios que nos trajo Jesús se ofrece en abundancia.

 

De esta manera, el Señor planeó a la obra Marana-tha con vocaciones religiosas, la comunidad de Hermanas Marana-tha que pertenecen a nuestra institución y quienes en nuestra opción preferencial por los pobres descubren el rostro de Cristo en tantos rostros desfigurados por el dolor, la miseria y la indignidad, dando una respuesta concreta dentro de nuestros hogares y a través de los distintos centros misionales atendiendo las necesidades de nuestros hermanos carenciados, especialmente en la localidad de Conesa; esta comunidad se compone de diez hermanas.

 

 

Espiritualidad

 

En una época de profundas transformaciones y serias dificultades, el hombre de hoy vive una fuerte crisis en su identidad que afecta de un modo decisivo su crecimiento, su maduración y su felicidad, por lo que nuestra institución se plantea grandes desafíos con respecto a su atención social y espiritual.

 

Por todo esto, queremos anunciar lo que creemos, que Jesús está vivo y resucitado, tratando de llevar este mensaje al corazón de los que transitan por la vida sin encontrar su verdadero sentido ya que caminando en la Verdad y en la caridad encuentra su plenitud la imagen de Dios que llevamos en nosotros, convirtiéndonos en respuesta generosa a todos nuestros hermanos que están padeciendo esta fuerte crisis de pobreza.

 

 

Centros Misionales

 

Han nacido en nuestra familia los centros misionales San Francisco de Asís, Padre Mario Borgione y María Auxiliadora que pertenecen a la obra Marana-tha y que tienen sus sedes en las localidades de Santa Teresita y Las Toninas. Ellos fueron abiertos para paliar las necesidades de una zona de la población de nuestro pueblo que llegó a la pobreza por las dificultades económicas y sociales reinantes en nuestro país, sobre todo por la falta de trabajo.