Los mamíferos son un grupo de vertebrados que, a través de su evolución, han adquirido una considerable diversidad; se estima que existen cerca de 4629 Especies.  Esta diversidad representa un reto muy importante para quienes están dedicados al estudio científico de los mamíferos (la Mastozoología).

   De manera idéntica a lo descrito para las aves, en la clasificación de los mamíferos existen niveles sucesivos de clasificación, de mayor a menor amplitud, que se organizan como sigue:

Clase
Orden
Familia
Género
Especie

    Así, en el caso que nos ocupa, los vertebrados con pelo y con glándulas mamarias forman la CLASE Mamíferos.  Esta CLASE se divide en una serie de Órdenes, que agrupan a una o más Familias.  Las Familias contienen distintos Géneros y cada Género incluye una o más Especies.  Algunas Especies han desarrollado Razas geográficas de manera natural, lo que ha requerido que se les reconozca con un nombre especial (Subespecie) dentro de la Especie a la que pertenecen.  Para ejemplificar este sistema, consideremos el caso del león, cuya clasificación es:

Clase: Mamíferos
Orden: Carnivora
Familia: Felidae
Género: Panthera
Especie: Panthera leo

 

Principal

 

HÁBITAT

    La gran mayoría de mamíferos son animales terrestres y se han adaptado para vivir en una amplia variedad de hábitats distintos; se pueden encontrar mamíferos en desiertos, en tundras, en montañas o en bosques de la selva húmeda tropical. Dos órdenes de mamíferos placentarios y algunos géneros de un tercer orden, son acuáticos. Los monotremas están restringidos en su distribución a Australia, Tasmania y Nueva Guinea. Los marsupiales son dominantes en las mismas regiones que los monotremas, pero dos grupos de aquéllos son originarios del continente americano. Dos órdenes de mamíferos placentarios, los Quirópteros y los Roedores, están representados en todos los continentes, excepto en la Antártida. Los placentarios que existen en Australia son unas pocas especies, ratas, el perro salvaje o dingo y algunos murciélagos; el dingo es muy probable que fuera introducido por el ser humano.

      Los primates son originarios de las regiones tropicales y subtropicales. Los insectívoros, los conejos, las liebres, los picas y los artiodáctilos se encuentran en todos los continentes, excepto Australia y la Antártida; los perisodáctilos son originarios de Eurasia, África y Sudamérica. Los perezosos, los armadillos, el tamandúa y los osos hormigueros sólo se encuentran en el continente americano. Los colugos están restringidos a la península de Malaysia, Indonesia, Borneo y el archipiélago de las islas Filipinas. Los pangolines se distribuyen en África y Asia. Los oricteropos son exclusivamente africanos. Dos especies de dos órdenes, los elefantes y los damanes, viven en Asia y África.

 

 

 

Principal

LA ALIMENTACIÓN

      El modo de masticar la comida y de utilizar los alimentos ingeridos es otro antecedente en la evolución de los mamíferos. La homeotermia (temperatura constante -característica de los animales de sangre caliente-) requiere de un aporte permanente de energía que exige al mamífero, además de comer mucho, acelerar la digestión, con el objeto de que el organismo tenga un abastecimiento adecuado de sustancias orgánicas para transformarlas en calor.

      La masticación tiene como fin triturar y desmenuzar el alimento; por ello los mamíferos se encuentran dotados de una dentadura especializada que varía según los grupos y el tipo de alimentación. Algunos mamíferos, como las ballenas, carecen de dientes, pero a cambio poseen unas láminas especializadas en la filtración del plancton (seres microscópicos presentes en aguas marinas o dulces). Otros tienen caninos agudos e incisivos filosos de gran tamaño y molares resistentes, para masticar la carne.

      Las especies herbívoras (que se alimentan de hierbas) poseen incisivos cortantes, carecen de caninos y los molares son aplanados, para triturar los vegetales. Estos animales están dotados de un sistema digestivo que facilita el metabolismo de los vegetales, ya que este tipo de alimento, si bien es fácil de conseguir, es difícil de digerir, pues ningún vertebrado (es decir, animal con columna vertebral) tiene las enzimas necesarias para realizar este proceso. Por esta razón los herbívoros se valen de microorganismos, como los protozoos y las bacterias -presentes en su estómago-, para descomponer las grandes moléculas, como la celulosa, y degradarlas en otras más sencillas y aprovechables. Pero como de todas maneras el proceso sigue siendo lento, estos animales se valen de otros mecanismos, como la rumia (proceso que consiste en masticar un alimento que ya estuvo en el estómago) para mejorar el proceso digestivo.

 

                            

Principal

LA LOCOMOCIÓN

 

     Los mamíferos se fortalecen y adaptan al tipo de marcha y también al tipo de alimentación (las cuatro extremidades o las dos inferiores, según el caso), sea para correr, saltar, asir, desgarrar, e incluso volar como sucede con los quirópteros, etc.

      Especialmente en lo que se refiere a la locomoción, la estructura de las extremidades de los mamíferos sufrieron modificaciones según éstas precisaron adaptarse más o menos a la carrera. Pueden ser del tipo plantígrado, que apoyan toda la planta del pie al marchar (ejemplo del oso y los primates); digitígrado, que se apoyan únicamente sobre los dedos y por tanto con un resultado más eficaz en el momento de correr (ejemplo de los cánidos, como el zorro, perro, etc.); y ungulígrado, que apoyan sólo la punta de los dedos revestidos por pezuñas (ejemplo de los perisodáctilos, como el rinoceronte).

      Otros animales mamíferos también sufrieron modificaciones de las extremidades a consecuencia del tipo de vida. Por ejemplo, los quirópteros (murciélagos), han desarrollado una membrana alar (el patagio) que se extiende por todo el cuerpo y que les capacita para el vuelo (son los únicos mamíferos cuyas extremidades están adaptadas para volar); los cetáceos (como las ballenas y delfines) y sirenios (como las vacas marinas y manatíes) que están adaptados a la vida acuática, han perdido las extremidades posteriores y la cintura pelviana, y las extremidades anteriores se han transformado en aletas.

   

 

Principal